La mayoría de los estudiantes declaran que en época de exámenes comen más de lo habitual. 

Ser estudiante no es fácil. Algunos deben recorrer largas distancias para llegar a su centro de estudio, y a eso hay que sumarle las horas de clase. El estrés y los nervios son un gasto de energía para los jóvenes, lo que les lleva a comer más a deshoras y a no seguir un mismo horario todos los días.

Está comprobado científicamente que los alimentos ricos en azúcares y grasas generan un estado de bienestar y activación neuronal, lo que ayuda a los jóvenes a sentirse mejor y con más energía para seguir estudiando.

El hambre es una respuesta a la disminución de energía. Cuando el cerebro lo detecta, se generan señales centrales para la ingestión de alimentos. El caso de los jóvenes es complicado, porque cuando estudian, su cerebro necesita glucosa y mucho oxígeno, pero al ingerir alimentos la sangre se redistribuye hacia el intestino, se disminuye la dirigida al cerebro, lo que les hace más difícil mantener la concentración. Por esto, se recomienda no comer mientras se estudia.

Consume azúcar de los alimentos adecuados:

La fruta y la miel tienen un efecto positivo en los estudiantes en momentos de estudios y sobre todo en época de exámenes, ya que estudiar mucho hace que el cuerpo consuma gran cantidad de glucosa de manera rápida. Ayudan a mejorar su rendimiento y capacidad de concentración. Lo recomendable es comer algo cada dos horas, para que el cuerpo esté bien alimentado.

 

Desde CEAC Cursos Online te recomendamos que programes tus horarios de estudio y evites el consumo de bebidas energéticas.  Puedes beber una taza de té o café,  pero siempre será mejor tomarse un descanso y salir a pasear.